martes, 11 de junio de 2013

Progreso y retroceso

¿Por qué los mayores
fabrican cosas tóxicas
y luego nos prohíben usarlas?

¿No sería más fácil
dejar de fabricarlas?



Las preguntas de los niños
pueden ser tan especiales
que ellas mismas esconden 
las respuestas elementales.





Pero:

¿cómo le explicamos a un niño
que el planeta que le dejamos en herencia
lo estropeamos en nombre de la ciencia?

¿cómo justificamos que el precio del progreso
es que en algunas zonas haya retroceso?

¿cómo responder a sus cuestiones
con soluciones en lugar de prohibiciones?

Ellos mismos nos dan la mejor solución
porque sólo piden ilusión y atención.



Más acerca de estas cuestiones en
de Un Guante entre Calcetines.