miércoles, 29 de abril de 2015

Equilibrio, escuchando tu cuerpo y a los amigos

 Escuchar con los cinco sentidos tu cuerpo
 sintiendo sus puntos contraidos o doloridos,
y destensarlos con movimientos suaves,
danza armónica o estiramientos, puede ser bueno.

A veces es difícil memorizar
ejercicios repetitivos preestablecidos.
Hay especialistas que pueden servir de guía
en lo que es mejor en cada ocasión o situación.

Sin embargo, si aprendes a escuchar tu cuerpo
entonces tu instinto puede guiarte paso a paso.




  Si te duele el hombro te puede estirar como para bostezar.
Si te duele la rodilla, puedes flotar en una piscina que va de maravilla.
Así que tú puedes inventar, y alguna manera encontrar.
Todo muy suave y sin brío, en busca de equilibrio.