jueves, 10 de octubre de 2013

Alimento del pensamiento

Un día un abuelo muy sabio nos explicó 
que la educación era el alimento del pensamiento.
Por eso la mente  necesita una integral educación
tal y como el cuerpo necesita una completa alimentación.
Son dos cosas igual de básicas y fundamentales
y no pueden depender de cambios gubernamentales.


Cuando nos lo explicó no lo entendimos del todo
pero ahora que todo cambia constantemente
vemos que era un visionario inteligente.
De la misma manera que tu alimentación
debe tener una correcta combinación
la educación debe asegurar tu formación.


El progreso puede añadir aspectos innovadores
pero no liar a estudiantes y educadores
porqué los principios básicos necesitan una continuidad
para evolucionar coherentemente como comunidad.
Para prepararte como  miembro de sociedades globales
los criterios no pueden cambiar constantemente por reformas ocasionales.