jueves, 5 de septiembre de 2013

La llave



La llave que abre todas las
puertas de la comunicación
es una real conexión
y sincera disposición.






te explica qué es la  comunicaion.

Nosotros tenemos una pasión que es la verdadera comunicación.
Pero un posible enemigo es el arte de la manipulación
y una buena solución es la genialidad de la animación.

Tenemos sofisticados traductores para sobrevolar las barreras.
Sin embatgo sería pràctico  hallar un idioma internacional para todos.
Este debería ser un segundo idioma no nativo para ninguno
y así nadie jugaría con ventaja.



Algunas personas intentan hacer del Esperanto una lengua internacional.
Este es un sencillo idioma artificial con casi todas las palabras invariables.
Sin embargo es difícil integrar los más de 6.800 idiomas del mundo.
Cada lengua es importante para sus usuarios porqué es como trabaja su mente.
Parece que no es fácil ponerse de acuerdo.


Spot Esperanto from Flavio Carlini on Vimeo.

Ni siquiera los sordomudos lo consiguen con su lenguaje de señas tan emblemático.
Esperemos que algún día haya un Sistema de Signos Internacional
porqué las manos pueden ser muy expresivas.


Sign Language Pop: Pokemon Theme Song from Erik Pintar on Vimeo.
.

Así que lo más cercano a la universalidad
es cuando se utiliza la animación
con genialidad y sin lenguaje verbal.
Es realmente una comunicación para todos.
Una animación sin lenguaje verbal
  es realmente internacional.

 Por ejemplo esta animación habla sin palabras.


Masquerade from Aziz Kocanaogullari on Vimeo.


El animador es un poderoso artista.


an artificial life from Bruce Woodside on Vimeo.

En referencia al lenguanje verbal a nivel mundial los tres más hablados
son el Chino, el Inglés y el Español. Variando según la fuente de datos.
Debido a la dificultad del Chino y a sus muchas variantes,
y dado el poder de internet y de la economía
en las que el idioma dominante es el Inglés,
este es el idioma que progresivamente se impone.
Esto da ventaja a todos los que lo tienen como lenguaje nativo.




Por encima de todo esto, la predisposición
es básica para la verdadera comunicación.